Mi Experiencia en La Moraleja

Mi experiencia en la moraleja

Hace varios años mi mamá llevó a casa una revista y me dio un librillo que contaba la historia de un burrito y decoré la ilustración. Entonces, tuve el privilegio de participar en el concurso de La Moraleja, el cual me gustó mucho porque a mí me encanta decorar, dibujar y pintar. Para mí esa experiencia fue algo muy importante, porque aunque no gané, participé varias veces disfrutando mucho el decorar los suplementos y participar en el concurso; hasta que finalmente logré ganar

Además de toda la diversión, emoción y bonitos recuerdos que este concurso me dejó, aprendí algo mucho más grande e importante: me enseñó que no siempre se gana, a pesar de que pongas todo tu esfuerzo, sólo algunas veces podrás ganar y esto me hizo esforzarme cada vez más en todo lo que hacía.

También aprendí que si en verdad quieres lograr algo, no debes dejarlo jamás; a pesar de que el resultado no sea lo que esperabas a la primera, debes seguir intentando, y eso te debe de dar más fuerza para continuar con tus sueños hasta lograrlos. Aprendí que nunca te debes de dar por vencido porque así jamás podrás cumplir tus sueños, y que si te propones llegar a una meta y no alcanzarla, debes de ser paciente y esperar a que otras oportunidades se presenten.

El concurso de La Moraleja me dejó un gran aprendizaje, y por eso yo decidí seguir intentando nuevas experiencias. Este concurso me ha ayudado mucho en mi vida, a ser más segura de mí misma y confiar en lo que hago.

Además del arte, otro de mis pasatiempos favoritos es cocinar, por lo que el año pasado decidí participar en un nuevo concurso llamado "Master Chef Junior". Recordadndo mi experiencia en La Moraleja, me inspiré mucho para hacer el casting y continuar con todos mis sueños, sabiendo que puedo lograrlos. Desde muy pequeña veía el consurso y había querido participar, pero era en otros países. Cuando por fin llegó a México no me había atrevido, porque no tenía suficiente valor como para confiar en todo lo que hacía, y eso era lo que me detenía. Para la segunda convocatoria recordé todo el aprendizaje que había acumulado y el valor que obtuve en el concurso de La Moraleja para continuar.

Este nuevo concurso al igual que La Moraleja, me dejó buenos recuerdos, emociones y mucha diversión. No me esperaba toda esa adrenalina, y todos los nervios por no saber qué va a suceder. Pero todo lo que pasé me ha ayudado mucho en mi vida, y ahora soy más segura de mí misma y confío en todo lo que hago.

Para mí haber podido concursar en La Moraleja, en otros concursos de arte y recientemente en Master Chef Junior, han sido sueños cumplidos y me emociona mucho saber que después de todo mi esfuerzo y empeño, puede ser la ganadora. Ahora sé que yo puedo lograr muchas cosas sin importar qué tan grandes, pequeñas, difíciles o fáciles sean; si uno se lo propone puede lograr todo. Te invito a no rendirte y alcanzar tus metas.