¿Cómo ayudo a mi hijo a fortalecer su autoestima?

¿Cómo ayudo a mi hijo a fortalecer su autoestima?

La mayoría de los problemas emocionales que los niños enfrentan tienen su raíz en una falta de autoestima. Como papás, es nuestro trabajo formar niños que tengan una buena percepción de sí mismos y que puedan enfrentar las dificultades que se les presentan de la mejor manera, sin embargo, no siempre sabemos cómo fomentarla.

La autoestima es la valoración positiva o negativa que tenemos de nosotros mismos. Esta misma evaluación será percibida y apreciada por los demás y normalmente en esa justa medida seremos tratados, es decir, como tan alta sea nuestra autoestima tenderemos a ser valorados y viceversa. Debido a lo anterior, cuando un niño tiene problemas emocionales, puede sentirse solo en la escuela o que sus compañeros no lo respetan y aprecian; en el peor de los casos, puede derivar en una situación de “bullying” o acoso escolar.

Los niños están aprendiendo de qué se trata la vida y de manera general, seremos nosotros como papás quienes se los enseñemos, por lo tanto, lo que ellos sepan acerca del amor (o de la falta de éste) hacia sí mismos, será a través de nosotros.

¿Qué podemos hacer para aumentar su autoestima?

  • Enséñale con el ejemplo. Conviértete en un adulto con una autoestima saludable que cuida tanto de su cuerpo como de su mente y evita situaciones riesgosas.
  • Menciónale de manera continua las cosas que hace bien y evita señalar de manera reiterativa lo que hace mal. Si bien es cierto que los niños requieren que se les indique de qué manera proceder, está comprobado que funciona mucho mejor premiar y gratificar las conductas que nos agradan que castigar de manera continua las que nos desagradan.
  • Aprende a identificar cuando tu hijo tiene una baja autoestima y busca ayuda. Un niño que se siente mal sobre sí mismo puede llegar a lastimarse o a lastimar a las personas que están a su alrededor. Es mejor prevenir conductas que puedan llegar a ser nocivas que vivir situaciones que hieran la integridad de tu hijo.

Recuerda que la salud mental de tu hijo es tan importante como su salud física, en caso de requerir ayuda, no dudes en buscar a un profesional.