el uso de la tecnología

CONSEJOS PARA UNA INFANCIA SALUDABLE

La alimentación es muy importante en la etapa escolar, ya que el desarrollo de tu hijo se verá beneficiado si ésta es correcta y adecuada. Debes vigilar que los alimentos que ingiera tenga los nutrimentos esenciales para su crecimiento, aprender y estar activo.

Al enseñarle a tu hijo hábitos alimenticios saludables, puedes ayudar a prevenir problemas de salud como desnutrición o sobrepeso. Pero, ¿qué puedes hacer para que tus hijos tengan una alimentación saludable?

Te presentamos cinco fáciles pasos de cómo comenzar una vida más saludable para tu familia.

1. Incluye alimentos saludables. Los niños siempre se mostrarán negativos a probar alimentos nuevos, sobre todo si se trata de verduras. Es importante que siempre que le ofrezcas un nuevo alimento sea en cantidad pequeña por al menos 21 ocasiones para que sea aceptado.

2. Modera el consumo de azúcares. Muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de azúcar de algunos alimentos y por ello nos llegamos a exceder en estos, asimismo los niños preferirán el consumo de alimentos dulces. Disminuye el consumo de refrescos, jugos, dulces, galletas y ofrece alimentos frescos y llamativos como frutas en forma de figuritas o gelatina.

3. Controla el tipo de alimentos que existen en casa. Tú siempre tendrás el control del tipo de alimentos que existan en tu casa, es decir si tienes galletas o dulces en tu alacena es más probable que tu hijo consuma esto; al tener disponible alimentos saludables como frutas y verduras su consumo será más fácil. Recuerda que los niños aprenden por imitación.

4. Actividad Física. No olvides que es necesario que tu hijo se mantenga activo, limita las horas que pasa frente a la televisión y/o tablet, trata de incluirlo en alguna actividad física extra del agrado del niñ@ como futbol, danza o natación, asimismo organiza salidas familiares que involucren moverse más; una opción podría ser salidas al parque, patinar o paseos en bicicleta.

5. Juntos en la cocina. Involucra a tus hijos en las tareas de la cocina, sobre todo en aquellas relacionadas a la cocción de las verduras, esto hace que ellos se entusiasmen más y quieran comer lo que sienten que han preparado. Este tipo de actividad no sólo refuerza hábitos saludables en tus hijos, sino también el vínculo entre los miembros de la familia.

La salud de tu familia depende de ti, no la dejes en manos de cualquiera. Visita a tu nutriólogo de manera regular.