INFECCIÓN FRECUENTE DE ANGINAS

AMIGDALITIS: INFECCIÓN FRECUENTE DE ANGINAS

Por Dra. Janet Gutiérrez Alcalá Otorrinolaringólogo / Clínica Santé,

La vía aérea superior está compuesta de varias estructuras: labios, cavidad oral, lengua, encías, faringe o garganta, laringe y tráquea. Estos órganos, en conjunto, participan en varias actividades: respiración, masticación, deglución y producción de la voz. Uno de los principales padecimientos en esta área en niños es la amigdalitis o “infección de las anginas”.

La amigdalitis es una enfermedad muy frecuente, causada en un 80% por virus; el resto de los casos son de origen bacteriano.

Los síntomas principales de la amigdalitis son: dolor de garganta, dificultad para comer o pasar saliva, fiebre, así como crecimiento, enrojecimiento y aparición de puntitos o natas blancas sobre las anginas. En ocasiones, aparece un absceso o “pus” secundario a estas infecciones, lo cual compromete la respiración y requiere atención urgente. Cuando las infecciones son muy frecuentes el tamaño de las anginas aumenta, lo cual ocasiona: dificultad para respirar o alimentarse, así como ronquido nocturno. Nunca es normal que un niño ronque. La primera causa de ronquido es la infección frecuente de las anginas. La amigdalitis suele acompañarse de crecimiento de tejido adenoideo, el cual se encuentra por dentro de la nariz y obstruye la entrada de aire. Esto ocasiona que el niño respire a través de la boca, afectando el desarrollo de estructuras de la cara como: pómulos, senos paranasales y paladar. Esto afecta la respiración y los dientes en el adulto, además de impedir una adecuada oxigenación durante el sueño.

Aunque raras, existen complicaciones más severas de infecciones frecuentes de anginas, cuando éstas son causadas por una bacteria llamada Estreptococo beta hemolítico grupo A. La infección por esta bacteria puede afectar, además de las anginas, los riñones o la válvula mitral del corazón.

Por lo anterior, es importante la atención oportuna de estas infecciones, para evitar secuelas en el desarrollo del niño o complicaciones graves. Hay varias opciones de tratamiento dependiendo de cada caso, como uso de estimulantes de defensas contra las infecciones hasta cirugía. Existen muchos mitos con respecto a la cirugía de anginas, entre los cuales están: aumento en la frecuencia de las infecciones de garganta, disminución de las defensas naturales, uso de remedios naturales (tomate cocido, masaje en los brazos para “tronar” las anginas), entre otros. Todo lo anterior es falso e injustificado.

Si requiere de mayor información no dude en comunicarse con un especialista certificado para aclarar sus dudas y atender su caso.