el uso de la tecnología

¿TIENE MI HIJO UN PROBLEMA DE APRENDIZAJE?

Actualmente las familias y las escuelas se enfrentan a diversas problemáticas relacionadas con el aprendizaje de los más pequeños. Pueden ser de distintos tipos: Niños o adolescentes que no siguen instrucciones (porque no las escuchan o porque no quieren seguirlas), bajo rendimiento académico, problemas de lectoescritura o matemáticas, o bien, falta de motivación e interés. En cualquiera de estas situaciones, como papás, sentimos angustia o ansiedad porque nos gustaría que nuestros hijos tuvieran un desarrollo óptimo y no sabemos cómo ayudarlos.

En general, los problemas de aprendizaje son bastante comunes y nuestros hijos pueden llegar a padecerlos durante varias ocasiones en el trayecto de su vida escolar, sin embargo, son pocos los momentos en los cuales dichas problemáticas se convierten en un verdadero obstáculo.

¿Cómo saber si mi hijo requiere atención especializada?

Los síntomas asociados al trastorno de aprendizaje se relacionan regularmente con un rendimiento académico radicalmente debajo de lo esperado dada la edad del niño o adolescente, es decir, no basta con que haya tenido un mal bimestre o haya reprobado una materia en una ocasión esporádica. Para descartar este trastorno, se requiere realizar una medición específica de la inteligencia del paciente, así como analizar si está recibiendo una enseñanza adecuada para su edad.

En algunas ocasiones, elegimos escuelas para nuestros hijos que superan por mucho las exigencias actuales del programa de educación de nuestro país, y a pesar de que la mayoría de los niños podrían avanzar y aprovechar esas ventajas, existen alumnos para quienes puede ser frustrante sentirse incapaces de aprender un segundo o tercer idioma con un nivel alto de dominio.
Para descartar que tu hijo realmente padezca este trastorno, es indispensable realizar una prueba psicométrica que dictamine la capacidad intelectual del paciente y el especialista determine si el rendimiento académico bajo se debe a una situación específica del niño, al tipo de enseñanza que recibe, o bien, a ambas cuestiones.

A continuación, te presentamos dos estrategias que puedes emplear en casa para mejorar el rendimiento escolar de tu hijo.
Organízate- A pesar de que tengamos muchas ocupaciones, nuestras familias y nuestro desarrollo personal, deben ser una prioridad. Busca un espacio diario en tu agenda para realizar actividades escolares con tu hijo, a pesar de que no tenga tarea: lean juntos un artículo de interés, busquen actividades lúdicas en las que pueda aprender jugando.

Limita el uso de dispositivos electrónicos en casa- Actualmente, cualquier pantalla electrónica, estimula en exceso los sentidos y pueden originar que en el futuro, a tu hijo le resulte poco atractivo un libro o un juego de mesa.

Para recibir un acompañamiento profesional y la ayuda que tu hijo necesita, busca apoyo para recibir la atención necesaria y superar cualquier obstáculo académico

Cel. 442.320.4494, Av. del 57 # 30, Col. Centro